Filosofía Albanto

 

La iniciativa vitivinícola de Albanto se propone la recuperación de uvas tradicionales en riesgo de desaparición o relegadas desde hace años debido a la alta difusión de varietales de mayor producción.

 

También se encuentra entre los objetivos de la filosofía Albanto, la revisión de técnicas tradicionales adaptándolas a la sensibilidad y tecnología actual.

 

Entre los propósitos prioritarios se encuentra el instaurar a la uva albarín –que nada tiene que ver con la albariño, aunque la similitud de su nombre induzca a confusiones– en el lugar que merece entre los monovarietales de vino blanco.

 

Albarín, monovarietal diferente

La Albarín es una variedad muy escasa y con carácter propio que se cultiva únicamente al sur de las provincias de León y Asturias. Se trata de una variedad ‘tremendamente especial’, según reconocidos especialistas. Es de maduración temprana, muy aromática, con buena graduación alcohólica y fresca acidez, caracterizada por su gran frescura y potente intensidad aromática.

 

Organolépticamente conjuga aromas herbáceos, florales, afrutados y frescos con la calidez y elegancia de sus notas de frutos blancos como el melocotón, albaricoque, etc.

 

Así es la filosofía Albanto.

 

Injertos de uva Albarín en cepas de Prieto Picudo

 

En la actualidad son escasamente 60 hectáreas las que se cultivan en la provincia de León, una dimensión que sin duda progresará en vista de la magnífica acogida que ha merecido su recuperación.

 

Madreado: La Prieto Picudo

Hoy, generaciones después, en Albanto, como en gran parte de la D.O. Tierra de León, hemos querido recuperar el madreado como método de elaboración de nuestro rosado, mostrando así nuestra gratitud a esta zona y creando con ello un vino de máxima calidad.

 

Antonio Morales, estudioso de la historia vitivinícola de León y experto en grandes vinos, propuso sacar al mercado un producto que guardara los modos de elaboración tradicional, añadiéndole valor con las nuevas tecnologías y las formas de los grandes vinos nacionales e internacionales.

 

Así nació nuestro Albanto Rosado Madreado, una joya vinícola elaborada a partir de la variedad Prieto Picudo, una uva autóctona leonesa con la que los abuelos del siglo previo elaboraban vino en la zona a partir de una técnica tan peculiar como lógica para quien quiere mejorar las cualidades de un vino: el madreado.

 

El madreado se basaba en escoger racimos enteros de uva, bien seleccionados y sin despalillar, para hacerlos fermentar junto al mosto prensado, provocando una doble fermentación (la del racimo entero y la del mosto) que aportaba al vino rosado un color más intenso y brillante, un cuerpo de estructura más noble y un punto de aguja que alegraba el paladar y, dicen, mejoraba los sentidos.

Albanto Vinos Logo